Qué hacemos

El hábitat en el que viven los animales de producción o en cautividad difiere enormemente del ambiente natural en el que vivian en el pasado. El proceso de domesticación también hace que parezcan animales distintos a sus ancestros. Sin embargo, bajo esta apariencia, el comportamiento de los animales no ha cambiado apenas. Estos animales, siguen comportándose de forma similar a sus congéneres silvestres, y hay que tener en cuenta que algunos de los comportamientos observados en las granjas o en cautividad, no corresponden al comportamiento natural de la especie. El comportamiento de un animal es reflejo de su salud y aprender a leer su comportamiento nos permite adoptar medidas que mejoren el bienestar y la salud de los animales.

Mejora de la producción

Los problemas de comportamiento influyen sobre la productividad.

Técnicas de manejo de bajo estrés

Haz tu vida más fácil